Evocar y aceptar las emociones

Archive for septiembre 2010

MANDALAS

Son dibujos circulares, que representan la armonía del universo, al colorearlos o trabajar en ellos con materiales sobre relieve nos conectamos con nuestro ser interno.

Proceden del Tibet y de la India donde son parte de la meditación y la sanación, hacer un mandala es una ceremonia y un rito de conexión con la propia armonía. Allá los hacen grandes, en el suelo, con arena de colores, se involucra todo el organismo en este trabajo, es en muchos sentidos una danza.

Representa un momento, es símbolo de lo efimera que es la vida por eso al terminarlo lo contemplan y con un movimiento rápido y decidido lo desarman, la película el Pequeño Buda de Bernardo Bertolucci muestra este proceso.

En occidente los hemos conocido gracias al Dr. Carl Gustav Jung que los estudió y se dió cuenta de la mejoría de sus pacientes al incluir mandalas en la terapia. El mismo llegó a colorear uno al día.

Entonces a hacerlo, antes de colorear hay una preparación; ropa cómoda,se elige un lugar tranquilo, que sea armónico a la vista, puede ser adornado con velas y flores, al oído, música, al olfato con incienso o aromaterapia.

Una vez que todo está dispuesto se procede al trabajo, la sugerencia es dejarse ir y elegir un diseño que le atraiga, poner los colores que surjan, juegue, diviértase pintando, no se espera un resultado artístico, no hay nada que sea bueno ni malo, todo lo que ocurre al trabajar en un mandala está reflejando ese momento, tanto si lo termina como si no. También es importante lo que le ocurrió al colorearlo; se enojó, no era lo que esperaba, apareció un recuerdo, una emoción, se aburrió, etc sea lo que sea que pase está mostrando un trocito de usted.

Son muchas las posibilidades, por ejemplo la elección de colores, puede ser a ciegas, o limitarlos a dos o tres o a una gama, podrían ser luminosos,etc.

Puede, si así lo quiere, concentrarse en algún acontecimiento, sentimiento, situación o persona. Por ejemplo la rabia que alguien le provoca, la incomprensión de un ser querido, un nuevo proyecto, un cambio en la vida, en fin lo que quiera, es infinito nada agota su caudal.

Existen muchos diseños disponibles en Internet, aquí le sugerimos algunos, también puede hacer sus propios dibujos, o un mandala solo de colores.

Al terminar su mandala puede seguir trabajando con él como objeto para la meditación, simplemente contémplelo, mírelo en sus formas y recovecos y no deje que ningún pensamiento lo distraiga de esa observación.

Puede tener varios para la meditación y también elegir uno,el que más le guste el que sienta más suyo y romperlo o quemarlo y así, al igual que los tibetanos se conectará con el desapego a las pertenencias.

Todo se encuentra en nuestro interior, la armonía, las respuestas, la inspiración, la sabiduría y el amor.

Budistas haciendo un mandala

Mandala para colorear

Mandala para colorear

Anuncios